Ryan Reynolds deja el humor de lado para hablar de la parte más amarga de su vida.

Carlos Hernandez
​​
@ CAHG_26

Pensar en Ryan Reynolds es asociarlo con la ironía y el sentido del humor. El actor es uno de esos rostros de Hollywood que sonríe en cada 'photocall' y que, a base de bromas y sarcasmo, se ha convertido en una de las estrellas más cercanas a sus seguidores, que aplauden cada uno de sus chistes en las redes sociales. Pero el protagonista de Deadpool tiene, según sus propias palabras, "una mochila muy pesada a sus espaldas" ya que, desde la infancia, padece ataques de ansiedad. Acostumbrado a mostrar solo la parte amable de su vida, el intérprete ha sorprendido con una entrevista, de carácter mucho más íntimo de lo habitual, a la publicación de moda Mr. Porter en la que, haciendo gala de su sinceridad, ha reflexionado acerca de la responsabilidad de su padre en la enfermedad que padece. 

"Mi padre era un tío muy duro. Y eso, para muchas cosas, es fantástico. Su problema es que también lo era con nosotros", decía el marido de Blake Lively. Consciente del revuelo que sus palabras podían causar, Ryan también quiso aclarar que no por ello considera que su juventud haya sido algo dramático. "No quiero que nadie se tome esto como la típica historia lacrimógena, porque todo el mundo lleva una mochila muy pesada a sus espaldas y yo no soy diferente a nadie en ese aspecto, pero crecer en mi casa no era algo nada relajante ni sencillo y sé que eso, a lo largo de mi vida, ha provocado que tenga que lidiar con la ansiedad de muchas y muy diferentes maneras". Además, el canadiense, confesaba que los chistes llevaban toda la vida siendo su refugio ante la tristeza y los lamentos.

Aunque el padre del actor falleció en 2014, poco tiempo después del nacimiento de James -primer hijo de Ryan y Blake-, en el momento de su despedida padre e hijo ya habían conseguido eliminar el muro que había entre ellos. Siempre con buenas palabras hacia su mujer, el intérprete reconocía en su última entrevista el papel imprescindible de la protagonista de Gossip Girl para que la reconciliación llegase a buen puerto.

Las revelaciones del que fuera nominado al premio Goya por su papel en Buried han sorprendido por el contraste de la historia de su pasado con su vida actual. Casado con Blake Lively desde 2012, Ryan Reynolds pasa por un gran momento en el que su estabilidad personal es el gran pilar en el que se apoya para digerir el éxito de sus trabajos cinematográficos. Inmerso en la promoción de la secuela de Deadpool, hace apenas una semana visitó el plató del Hormiguero, donde contó algunos de sus secretos como su pasado trabajando de dependiente en el turno de noche de una tienda o como conductor de excavadora.

Fuente:msn.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario