Megan Fox dejó de beber tras hacer el ridículo en una entrega de premios.

By Carlos Hernandez 

@CAHG_26


Muchas celebridades no prueban el alcohol ni fuman por motivos tanto de belleza como de salud, ya que son conscientes de que se trata de dos de los principales enemigos de una piel luminosa. Sin embargo, en el caso de Megan Fox, la razón por la que se mantiene alejada de la bebida es puramente práctica.


En 2009, ella acudió en solitario a la gala de los Globos de Oro, donde siempre se rumorea que las estrellas de cine se sueltan el pelo con mayor facilidad que en otros eventos, y acabó sentada en la misma mesa que Blake Lively y los Jonas Brother. Ante esa extraña combinación de comensales, la intérprete decidió centrarse en disfrutar de las botellas gigantes de la marca de champán Moët & Chandon que se ponen a disposición de los invitados y, según recuerda, se bebió bastantes copas.

"Ahora ya no bebo y esa es la razón. Me puse muy agresiva y más tarde solté un montón de tonterías en la alfombra roja que no debería de haber dicho nunca. Me metí en un lío por todo lo que dije", ha confesado ahora en una entrevista al portal WWD.

Aunque ella no ha querido entrar a dar detalles, basta con tirar de hemeroteca para descubrir que Megan no dejó precisamente en buen lugar a su entonces esposo, Brian Austin Green, al asegurar que estaba allí sola porque él tenía un ego demasiado grande como para verse relegado al papel de su acompañante.



Fuente : msn,© Bang Showbiz.

0 comentarios:

Publicar un comentario