Los principales beneficiados de este proyecto son los hospitales públicos y personal que está brindando servicio de alimentación y seguridad.

Santo Domingo.- Como parte de la respuesta nacional a la pandemia de COVID-19, las empresas Polyplas Dominicana y Termopac industrial están integradas desde hace semanas a la iniciativa de fabricación, en una primera fase, de 22,000 máscaras protectores faciales para su donación al personal que se encuentra brindando servicios en los centros de salud,alimentación y seguridad.

Esta acción se desarrolla gracias al trabajo realizado junto a un equipo de estudiantes de distintos centros de educación superior como PUCMM, UNIBE y Colegio Carol Morgan, que han puesto a disposición sus conocimientos y capacidades en la búsquedade soluciones para evitar el riesgo de contagio del virus Covid 19 con la fabricación de estas innovadoras máscaras que ofrecen mayor protección, una rápida esterilización y un mejor equipamiento

De igual manera, este proyecto cuenta con el apoyo del Clubes rotarios alrededor del país, bajo la coordinación del Club Rotario Santo Domingo Mirador, quien realizó la convocatoria y soporte logístico.

Los protectores faciales son donados al personal médico en los hospitales, a la Policía Nacional, supermercados y mercados, colaboradores de la empresay a hospitales de sus comunidades aledañas Villas Agrícolas y Cristo Rey, así como a otras entidades de servicio que no disponen de los recursos necesarios para protegerse de contagio frenteal COVID 19.

Dentro de este proyecto colectivo con los estudiantes y club rotario, Polyplas y Termopac ponen a disposición todo material plástico utilizado para la fabricación de hasta 22,000 mil protectores faciales en primera fase, las cuales tienen la ventaja de ser reutilizables y de fácil lavado; además de proteger completamente el rostro del usuario.

Este programa se encuentra dentro de las propuestas realizadas por la empresa como parte de las iniciativas asumidas desde el inicio de la pandemia en el país, orientadas a respaldar la salud e integridad de colaboradores, clientes y sociedad en general. En ese sentido, en coordinación con el COE también han organizado la entrega de productos de primera necesidad médica, a hospitales y organizaciones de emergencia, en apoyo a las necesidades urgentes que la situación amerita.

Un Proyecto colectivo

En cuanto a la fabricación de estos protectores, el esfuerzo mancomunado cuenta con el apoyo de instituciones educativas como, la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra (PUCMM), la Universidad Iberoamericana (UNIBE), entre otras organizaciones de la sociedad civil.

La primera institución que ha iniciado con la fabricación con el material donado ha sido la PUCMM. Además de este centro de estudio superior, mientras que el Club Rotario de Cotuí, Club Rotario San Francisco de Macorís y la Escuela de Robótica Runtime en Santiago fueron beneficiarios en la región Cibao.

El proyecto está abierto a empresas e instituciones de la sociedad civil que tengan la disposición y capacidad de trabajar con esta causa, siempre con la premisa de que los protectores faciales fabricados sean con fines de donación para el personal de servicio.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario