LA DISEÑADORA MARÍA BELÉN FERNÁNDEZ CONFECCIONA MASCARILLAS PERSONALIZADOS PARA "LA NUEVA NORMALIDAD"

Desde que inició la cuarentena, la diseñadora María Belén Fernández tomó dedal, hilo y aguja para dar sus primeras puntadas de ayuda voluntaria en esta emergencia sanitaria, pues comenzó a coser mascarillas con materiales reciclados. En un principio, donó tres mil a ancianatos, fundaciones como Ronald McDonald y Mamá Liz, el Hospital Pérez Carreño y a personas sin techo, entre otros. 

Pronto, la tela que tenía en su atelier se agotó, entonces pidió donaciones a sus amigas. En sus mensajes requería sobre todo sábanas, las cuales lavaba, secaba y planchaba para mantener los protocolos de higiene en la manipulación del material. 

Al poco tiempo se comunicó con ella Giampiero Posa, heredero de la sastrería que fundó su padre, quien le obsequió una buena cantidad de telas que mantenía en depósito. 

Como una cosa lleva a la otra, María Belén Fernández decidió optimizar el diseño, para lo que se reunió con médicos de la Clínica Santa Sofía, quienes le recomendaron confeccionar los tapabocas en doble capa de algodón, albergando en su interior una pieza de pelón que funge como filtro protector. 

Invocando al Dr. José Gregorio Hernández 

Una peluquería la contactó para solicitar un lote de mascarillas con su logo bordado. En ese instante, María Belén Fernández se dió cuenta de que sin querer, estaba descubriendo un nuevo nicho de mercado para la "nueva normalidad" que se vivirá no sólo en Venezuela, sino en un mundo en el que las personas deberán circular por las calles durante quién sabe cuánto tiempo, con el rostro semicubierto. 

Enseguida llegó el pedido de Uriji y de otras empresas que han permitido que la diseñadora afiance la confección de mascarillas en tela personalizados, los cuales se van a mantener como un accesorio de protección para evitar el contagio del virus. Se hacen las entregas de los mismos a domicilio. 

Además de la opción personalizada, María Belén Fernández también creó una mascarilla muy especial con la efigie del Doctor José Gregorio Hernández, del que se declara devota al igual que su padre. La imagen está acompañada por la frase "Sánanos y Bendícenos", totalmente alineada con la fe que la diseñadora aconseja tener en estos momentos difíciles. 

Por último, una recomendación. Mantener los tapabocas de tela es muy fácil: se lavan en agua tibia, se restriegan con jabón y se ponen a secar al sol. Para que luzcan bonitos se pueden planchar. 

Para hacer pedidos de mascarillas en tela con su logo bordado o con la imagen de José Gregorio Hernández, el número de contacto es el 0412-9387109.








Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario