La Chacabana: Su historia en la República Dominicana según Tony Boga.

Tony Boga busca que la chacabana sea una ‘marca-país’

Su meta es que esta prenda masculina y femenina de vestir se convierta en una marca-país, y que sus creadores reciban apoyo económico para impulsar su producción e internacionalización.

La historia, la moda y el diseño han dado origen a piezas de vestir muy funcionales las cuales han transcendido en el tiempo. Una de ellas es la que hoy conocemos como chachabana, que tiene su origen en las trincheras de las guerras.

¿Cómo lo usaban? Esta pieza diseñada especialmente para los altos oficiales era usada como abrigos por el ejército británico. A Thomas Burberry se le atribuye este primer diseño, pues fue quien recibió el encargo de hacer una prenda resistente, impermeable y que le otorgara libertad de movimiento para los soldados pudieran usarlo en el campo de batalla durante la Primera Guerra Mundial.

Según datos históricos, en 1914 Burberry creó la gabardina, un material funcional y muy resistente, cuyas propiedades aseguraban la impermeabilidad, el confort, la flexibilidad y la ligereza del tejido solicitados. Esta tela recibió el nombre de ‘Trench Coat’, pues hacía  referencia de las trincheras donde los soldados se refugiaban.

¿Cómo llega esta pieza a RD?

La moda viaja de país en país. En República Dominicana debido a las diferencias climatológicas con Inglaterra, estas trincheras fueron reinterpretadas con una confección un poco más ligera y en tejidos más sencillos y frescos.

Tony Boga indicó que los folcloristas Fradique Lizardo y Dagoberto Tejada han confirmado que esta pieza es originaria de Baní, versión que es respaldada por el historiador Euclides Gutiérrez Félix, quien dice estar seguro de que esa forma de vestir nació aquí y fue llevada a Cuba por Máximo Gómez y otros dominicanos que pelearon en la independencia de la vecina isla, entre ellos los hermanos Luis y Félix Marcano, también Modesto Díaz y Dionisio Gil.

A su entender Eucludis Gutiérrez Félix siempre ha sido un gran defensor de las chacabanas por considerarla una prenda sumamente adecuada para nuestro clima y aunque afirma que la ha usado desde muy temprana edad, reconoce que en nuestro país su uso se intensificó después de la Revolución de Abril.

“Gutiérrez Félix recuerda que en una ocasión Rafael Leonidas Trujillo le preguntó por qué usaba esa ropa cubana, y él le respondió que lo hacía porque la chacabana es una prenda dominicana que fue llevada a Cuba por Máximo Gómez, y que además la consideraba una ropa distinguida y formal”.

Boga recordó que el sociólogo Dagoberto Tejeda describe la chacabana como una vestimenta popular, elegante, representativa, artística, con historia, tradición e identidad. Sostiene que por su creatividad, variedad, belleza y ligereza, es sin duda, una vestimenta ideal para el trópico y el Caribe.

“Como es sabido los pueblos usan las indumentarias de sus líderes, es así como el pueblo cubano asumió el uso de las chacabanas en su vida diaria”, afirmó Tony Boga.
Siguiendo con la historia de esta prensa de vestir, pasada los 10 años de la guerra independentista de Cuba, Máximo Gómez regresó a República Dominicana específicamente a Montecristi donde conoció a Humberto Manzano, quien confeccionó la bandera de Capotillo, y a quien se le reconoce como un gran confeccionista de chacabanas; así como de otras vestimentas llamadas trincheras militar.

Boga apuntó que nuestra chacabana fue modificada por los cubanos, y que la primera docena de esta versión fue traída al país por Maro Lenqui.

“Aunque Cuba, México, Puerto Rico y hasta Filipinas han sostenido que es de ellos, esta pieza es puramente dominicana. Máximo Gómez fue quien la llevó a Cuba y se expandió a otros países. Por su cercanía con Miami,  Cuba tuvo la primera imprenta y escribieron mucho sobre su historia”.

(Tony Boga afirma que esta pieza fue llevada a Cuba por Máximo Gómez, quien luchó en la guerra independentista de esa nación).

Su incursión en la chachabana

En 2005, Tony Boga tenía el atelier en el garaje de su casa. Un día llegó un cliente que le preguntó si hacía chacabanas, “y le respondí que no, pero Samboy, un artesano operario se me acercó para que le respondiera que sí, porque él sabía”.

“Entonces, le dije al cliente que me excusara que sí la haríamos. Esta prenda se confecciona con exactitud en las partes que las distinguen como los bolsillos, las alforjas, canesú y la faja; y Samboy tenía gran dominio para medir en simetría”.

Sostuvo que se impresionó tanto al verla terminada que pensó que se podía llevar a lo fashion porque es una estructura de tantas piezas que si no se realiza con la medida y el planchado exacto, puede ser cualquier cosa, menos una chacabana.

Rediseñó esta pieza de vestir

A partir de ese momento, Boga ideó pequeños cambios hasta lograr la fusión de las chacabanas que conocemos hoy con colores y bolsillos diferentes que le dan un aire más moderno.

“La idea de fusionar esta prenda me motivó hablar con mi hijo Andrews Adames, quien estudió Diseño Gráfico en Orlando, Florida. El me ayudó a grabar un video y tomar fotografías de esta prenda. Cuando salió la publicidad causó tanto revuelo que tuvimos un pedido de más de cien chacabanas en una semana, lo cual me motivó a reinvertir y rediseñar esta prenda”, agregó el diseñador dominicano.

Boga ha seguido reinventando y diseñando chacabanas de hombres y mujeres. “Miles de los sastres y artesanos viven gracias a la reinvención que le hice a la chacabana hace aproximadamente quince años”.

Indicó que al ellos seguir las líneas de sus creaciones, la pieza se ha tenido un resurgir. “Muchos son dignos de admirar porque son el relevo y siguen mis ideales de posicionarla como la mejor chabacana del mundo”.

“Por eso, no solamente queremos hablar de Tony Boga, sino cómo la prenda ha ido creciendo y es preferida por muchos habitantes del mundo. Nosotros si tenemos que defender que la creamos y la estamos manteniendo en un gran lugar”.

Precisó además que ahora lo usan los jóvenes para asistir a bodas, cumpleaños, bautizos, picnics, inauguraciones y otros eventos sociales.

Una prenda ideal para las mujeres

El diseñador Tony Boga significó que originalmente esta pieza fue pensada y considerada para el hombre adulto, conservador y formal en el vestir. Recordó además que en un tiempo fue el regalo ideal para los padres y el abuelo. “Por eso, nuestras primeras chachabanas se concibieron como una camisa con cuatro bolsillos que se usaba fuera del pantalón, y que posteriormente fueron adornadas con pliegues y llenados”.

Otro dato es que en principio sólo era confeccionada en tela blanca. Con el paso del tiempo fue reinventada en colores pasteles y diferentes texturas logrando novedad en sus diseños y en la diversidad de colores”.

En 2010, este diseñador emprendedor se propuso convertirlas en un ‘souvenir’ que las mujeres podían llevar. Para los fines las ha rediseñado con toques femeninos que hasta el día de hoy exhibe en sus desfiles.

“Como a las mujeres les gusta verse bien modernas y ajustadas, desde hace un tiempo estamos usando varios tipos de telas que responden a estas peticiones. No es la tela, es lo que tengas en mente y puedas lograr”, expresó Boga.

Para seguir promoviendo esta pieza empezó a participar en desfiles nacionales e internacionales, siendo esta la protagonista. A la fecha suman aproximadamente 50 desfiles.

Iniciando este 2020, participó en el “Festival del Cerezo”, celebrado en San José de Ocoa. Para este año presentará nuevos modelos para hombres y una línea exclusiva para las mujeres.

Su meta: hacer de las chacabanas una marca-país

En 2015, Tony Boga se convirtió en el primer presidente de la Asociación de Chabacaneros, cuya misión fundamental es dar a conocer la historia de esta pieza dominicana.

Su mayor empeño es que esta sea ‘marca-país’. “Como la chacabana está en moda, es nuestra oportunidad de convertirla en ‘marca-país’. Esperamos que instituciones gubernamentales y privadas se hagan eco de esta solicitud, y logremos buenos resultados como con la Ley de Cine”.

Aseguró que la ciencia, la tecnología y la moda son tres factores que dinamizan la economía de un país. “Como en la moda tenemos la chacabana esperamos que algunas fundaciones, instituciones o el gobierno nos preste atención, nos dé su justo valor y nos ayuden a conseguir la materia prima a buen precio y de buena calidad para que no se desvanezca el esfuerzo que se ha hecho dignamente”.

“Los grandes artesanos de chabacana le están dando un valor a esta prenda que se hace con ideas, telas, botones, pero necesitamos apoyo”.

Boga confesó que ha realizado cientos de piezas que han sido lucidas por personalidades dominicanas y extranjeras en diferentes ocasiones; y que no hay día en que se levante sin tener en mente seguir diseñando esta prenda.

Por los aportes que le ha realizado a esta prenda, Boga ha recibido muchos reconocimientos y ha tenido el honor de ser invitado a varios capitolios de Estados Unidos, incluyendo la Casa Blanca.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario