Bárbara Mori: 'Tuve una infancia súper dura que me marcó muchísimo en todos los sentidos'.

By Carlos Hernandez 
@CAHG_26

Muchos conocen todos los aspectos relacionados con la carrera de Bárbara Mori, quien ha logrado triunfar tanto en la televisión, como en el cine y el teatro. Pero en lo que respecta al plano personal, la actriz siempre ha preferido ser reservada, guardándose sólo para ella y sus seres queridos los pormenores de esta faceta íntima de su vida. Es por ello que ahora han llamado la atención las recientes confesiones que hizo la intérprete, en las que ha hablado con el corazón en la mano, revelando sensibles detalles sobre su infancia y juventud.

“Trato de mantener mi vida privada, súper privada, porque pues es lo poquito que me queda mío, he compartido poco de lo que soy, de dónde vengo, cómo crecí”, confesó Bárbara al inicio de una sincera charla con Lety Sahagún y Ashley Frangie para su podcast Se regalan dudas. En esta ocasión la actriz se mostró más abierta que nunca y reveló detalles sobre su pasado, tan emotivos como dolorosos. “Tuve una infancia súper, súper dura, que me marcó muchísimo en todos los sentidos. O sea, crecí sin mamá, y crecí con un padre alcohólico y tuve una infancia súper dura, triste, oscura, violenta… como muy alejada del amor”, contó.

Al ahondar sobre su infancia y juventud, la actriz narró cómo fue que trabajó muy duro para poder dejar aquel ambiente que la marcó tanto. “En cuanto pude empezar a trabajar, empecé a trabajar a los 14 años, y trabajé hice de todo un poco, fui mesera en una pizzería, repartía volantes en un semáforo, fui booker en una agencia de modelos, bailé en antros. O sea, hice de todo un poco para poder ahorrar y salirme de mi casa”, confesó sin reparos, detallando que fue hasta que cumplió los 17 años que logró salir del lecho familiar y empezó a buscar un lugar en el mundo donde se sintiera bien, pues confesó que “estaba muy enojada con la vida”.

En este recuento de su vida, Bárbara reconoció que su innegable atractivo jugó a su favor al inicio de su carrera. “Empecé a modelar, porque mi belleza física me abrió puertas en el modelaje, y cuando empecé a estar frente de la cámara me di cuenta de que quería ser actriz”, contó. Enfocada siempre en sus metas, comenzó a estudiar actuación y las oportunidades empezaron a caer de telenovela en telenovela, hasta que llegó a su vida Rubí, el melodrama que la inmortalizó en la televisión. “Estaba en el momento más impresionante de mi carrera donde tenía todo lo que según la sociedad te lleva a la felicidad, fama, dinero -porque me pagaban muy bien- reconocimiento...”, dijo.

Fuente:msn,© @Copyright ¡HOLA! Revista ¡HOLA!.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario