Los padres de Sandra Oh enamoran a las redes sociales a su paso por los Emmy.

By Carlos Hernandez
 
@CAHG_26

La actriz Sandra Oh se quedó a un paso de hacer historia este lunes en la gala de los Emmy al perder el galardón a Mejor Actriz de Drama a manos de Claire Foy, la protagonista de 'The Crown'. Lo cierto es que la intérprete ya llegaba a la ceremonia de entrega con la satisfacción de haber marcado un antes y un después en la trayectoria de dichos premios al convertirse en la primera mujer asiática en ser reconocida con una nominación en esta categoría por su trabajo en la serie 'Killing Eve'.

De cara a una ocasión tan especial, Sandra quiso contar con unos acompañantes que estuvieran a la altura de las circunstancias y acertó de pleno al invitar a sus padres. Pese a que no se trataba de la primera vez que sus progenitores pisaban una alfombra roja -o dorada, en este caso-, ya que hace exactamente una década también asistieron a ese mismo evento, en esta ocasión el señor y la señora Oh consiguieron robarle el protagonismo incluso a su 'pequeña' gracias a la sonrisa de oreja a oreja que lucieron en todo momento mientras hablaban con los medios a la entrada del teatro Microsoft de Los Ángeles o saludaban a otras celebridades como Milo Ventimiglia. A lo largo de la emisión de la gala las cámaras también les captaron en varias ocasiones sentados junto a su hija en el patio de butacas riendo de buena gana con las ocurrencias de los presentadores o aplaudiendo a más no poder cuando leyeron el nombre de la artista como nominada.

"Ohhh estamos muy bien. Estamos muy orgullosos de ella. Me encanta su serie", aseguró la madre de la actriz justo antes de entrar al teatro en declaraciones al portal Variety, interrumpiendo la entrevista que estaba concediendo la estrella para darle un tierno beso en la mejilla. "Dios mío, no me lo puedo creer. Eso ha quedado grabado", bromeó Sandra ante la inesperada muestra de afecto.

En el caso de la señora Oh, su decisión de lucir un Hanbok, el atuendo tradicional coreano para ocasión formales, la convirtió además en una de las más elegantes de la velada.

Pese a que se fue a casa con las manos vacías, a Sandra le quedó la satisfacción de que sus padres vieran de primera mano el cariño y respeto que le profesan sus compañeros de profesión y se cercioraran de lo lejos que ha llegado a nivel profesional, algo que significaba muchos para ellos.

"Unos padres inmigrantes muy orgullosos. Solo me ha costado 30 años", bromeaba ella recientemente en su cuenta de Instagram para ilustrar una imagen en la que sus padres posaban radiantes junto a una valla publicitaria anunciando la serie de su niña.

Fuente:msn.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario