Shawn Mendes no prueba el alcohol cuando está de gira.

By Carlos Hernandez
 
@C
AHG_26

Una de las grandes bazas de Shawn Mendes a la hora de coronarse como una de las principales figuras de la escena pop actual ha sido su impoluta imagen pública: lo suficiente angelical como para agradar a los padres de sus fans, pero sin llegar a caer en el perfeccionismo extremo que acababa con la credibilidad de los ídolos Disney.

El estilo de vida sano que ha convertido en su seña de identidad incluye, por ejemplo, no tocar el alcohol durante sus giras y no subirse jamás a un escenario sin estar en plena posesión de facultades. Y para quien no termine de creerse que se vuelve abstemio durante meses seguidos, el joven de 20 años no duda en desgranar cómo es en realidad un día a día en la carretera cuando se apagan los focos y desaparece todo el glamour.

"¿Alguna vez has cantado en directo durante 60 minutos seguidos? Es jo**damente duro. Y algo casi imposible si encima tienes resaca", afirma en una entrevista a la biblia de la música, la revista Rolling Stone. "Es verdad que hay algunas drogas mágicas que pueden ayudar, pero eso no es algo que me interese. Así que cuando tengo que hacer frente a un vuelo de diez horas, y luego a un viaje de tres hasta el estadio donde me toque actuarse esa noche, y encima antes me toca dar tres entrevistas, me resulta físicamente imposible beber, lo digo de corazón. En este mundo tienes que ser una especie de atleta, y no lo digo para nada en broma".

Al intérprete de 'There's Nothing Holdin' Me Back' no le importa lo más mínimo que algunos puedan considerarle una estrella de la música de pacotilla, ya que su aspiración nunca ha sido emular el legendario espíritu fiestero de leyendas del rock como Mick Jagger, en gran parte porque ambos viven en épocas muy diferentes.

"Él no se enfrentaba a teléfonos móviles que le graban las 24 horas del día. Si cantaba como la mi**da, casi nadie se enteraba, pero si yo la lío, se volverá viral", asegura acerca de cómo las redes sociales han cambiado el concepto de intimidad. Por otra parte, él tampoco permite que el miedo a ser grabado c

y, cuando se le antoja, sale de fiesta con su equipo o sus amigos. "No me preocupa demasiado; si alguien quiere sacarse una foto conmigo, me la saco y ya está".

Fuente:msn.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario