Millie Bobby Brown no piensa convertirse en el próximo juguete roto de la industria.

By Carlos Hernandez
@ CAHG_26

En la industria del cine, la tradición de los niños prodigios se remonta casi tan atrás como la de que esos mismos artistas acaben descarriándose y protagonizando un sinfín de escándalos: Lindsay Lohan, Britney Spears, Macaulay Culkin, Amanda Bynes... La lista de ejemplos es interminable, así que cada vez que surge una nueva estrella juvenil, todas las miradas se posan en ella a la espera de que antes o después caiga en una espiral de autodestrucción una vez alcanzada la pubertad.

De la actual generación de adolescentes famosos en Hollywood, Millie Bobby Brown se perfila sin duda como la reina absoluta gracias a su carismática personalidad, su particular sentido de la moda que le ha valido jugosos contratos de imagen con firmas como Calvin Klein y su apretada agenda de proyectos, que en breve le llevará a estrenar la próxima película de la franquicia MonsterVerse de la Warner Bross.: 'Godzilla II: Rey de los monstruos'.

Sin embargo, nadie debería esperar que la protagonista de 'Stranger Things' acabe sucumbiendo a la presión y perdiendo los papeles.

"Puedo ser rebelde, sí, pero no demasiado. Mis padres ni siquiera han tenido que castigarme nunca. Soy una chica muy buena", adelanta ella misma en una entrevista a la revista W.

Para asegurarse de que así siga siendo, Millie cuenta con un férreo sistema de apoyo a su alrededor: su padre ejerce como mánager, sus dos hermanos mayores se encargan de controlar sus redes sociales -en las que cuenta con más de 17 millones de seguidores- y la familia al completo se mudó junto a ella desde Inglaterra a Atlanta para que comenzara a rodar la tercera temporada de la producción de Netflix.

"Millie proyecta una gran seguridad en sí misma y aplomo de cara al mundo, pero cuando llega la noche, en casa, puede volver a convertirse en una niña pequeña, muy tímida. Es una faceta de su personalidad que solo su familia llega a ver", revela su progenitor.

Sin embargo, cuando la ocasión lo merece la intérprete no duda en salirse del guion y utilizar su popularidad para apoyar las causas más importantes para ella. El pasado marzo, por ejemplo, acudió a la gala de los Kids' Choice Awards luciendo una camisa con todos los nombres de las víctimas del tiroteo en el instituto Parkland de Florida grabados en la espalda y, en junio, cuando recogió el galardón a Mejor Interpretación en los MTV Movie & TV Awards, arremetió contra todos aquellos acosadores y 'troles' que le habían empujado a abandonar Twitter al mismo tiempo que ofrecía su ayuda a las víctimas del bullying cibernético.

"Me tomo muy en serio mis responsabilidades. Soy consciente de que poseo una plataforma y quiero usarlo con sabiduría", asegura acerca de esa vertiente de su carrera.

Fuente:msn.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario