Taylor Swift hace borrón y cuenta nueva con Katy Perry, pero no perdona a Kim y Kanye.

Carlos Hernandez
​​
@CAHG_26

Puede que Taylor Swift esté dispuesta a olvidar sus desencuentros con Katy Perry, pero eso no implica que vaya a hacer lo mismo con Kim Kardashian y Kanye West después del calvario que le hicieron vivir después de que el rapero asegurara -contra su versión de los hechos- que tenía permiso para llamarla zo**a en su polémico tema 'Famous' y de que su esposa grabara sin su consentimiento una conversación telefónica entre ellos que posteriormente hizo pública.
                                                                                                                                                                          De cara a la primera fecha de su gira 'Reputation', las dos estrellas del pop parecen haber enterrado el hacha de guerra después de que la intérprete de 'Teenage Dream' le enviara (literalmente) una rama de olivo con una carta escrita a mano que consiguió emocionar a la de Nashville. Sin embargo, en su primer concierto de su stadium tour en Glendale (Arizona), la rubia ha dejado claro que no olvida ni perdona.
                                                                                                                                                                        Con la excusa de explicar la escenografía de su espectáculo, en el que las cobras doradas ocupan un lugar de honor y sin hacer mención ninguna al famoso matrimonio, la joven recordó los difíciles momentos que atravesó a raíz de su público enfrentamiento y cómo llegó incluso a dudar de sí misma.
                                                                                                                                                                           "Hace unos años alguien me llamó 'serpiente' en las redes sociales, y el término tuvo éxito. Y entonces mucha gente comenzó a llamarme muchas cosas en las redes sociales. Atravesé unos momentos muy bajos durante un tiempo por culpa de todo aquellos; no sabía si algún día tendría la oportunidad de volver a hacer esto. Y supongo que con las serpientes quería mandaros una especie de mensaje a vosotros: si alguien utiliza insultos u os llama cosas para haceros bullying en la esfera virtual, e incluso si muchos otros se suman, no tenéis por qué daros por vencidos. Puede servir para haceros más fuertes", aseguró la intérprete a todo su público.Si bien es cierto que la alocución de Taylor era principalmente una reflexión sobre el duro golpe que había sufrido su imagen pública y el arma de doble filo que son Instagram y otras plataformas -las mismas que en su momento sirvieron para encumbrarla como un ídolo juvenil querido por sus fans y los padres de esto y en las más tarde se fraguaría su caída-, en el fondo el mensaje importante estaba claro: que Kim y Kanye pudieron tocarla, pero no hundirla, y que ahora ha regresado más fuerte que nunca. 
                                                                                                                                                                          "Creo que al final salió algo bueno de todo eso, una lección muy importante que llevo repitiéndoos desde el escenario durante diez años pero que yo misma no había aprendido, y que tiene que ver con la importancia que le otorgamos a nuestra reputación. Esa lección es que no debe preocuparte que mucha gente que no te conozca no te comprenda, siempre y cuando lo hagan quienes sí te conocen", añadió para agradecer después el apoyo de sus incondicionales: "Gracias, gracias, gracias por tomaros el tiempo para conocerme, por quedaros a mi lado y por verme como un ser humano".

Fuente:msn.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario