Khloé Kardashian responde a quienes critican su supuesta 'obsesión' con el físico.


Carlos Hernandez
@ CAHG_26
​​

Desde que se convirtiera en madre por primera vez con el nacimiento de la pequeña True a principios de abril, la estrella televisiva Khloé Kardashian solo ha compartido pequeñas pinceladas sobre la nueva etapa vital en la que se ha embarcado junto a su pareja -y padre de la niña- Tristan Thompson, algo que sin duda contrasta con los constantes y extensos informes que ha venido proporcionando a los internautas sobre su anhelado regreso a la actividad física.

Teniendo en cuenta que en sus últimas intervenciones en las redes sociales -sobre todo en Snapchat y Twitter-, la socialité ha reflexionado largo y tendido sobre las dificultades que está atravesando a la hora de recuperar el intenso ritmo de ejercicios al que ha vuelto a someterse, varios de sus seguidores parecen haber asumido rápidamente que Khloé podría haber desarrollado una "obsesión" poco saludable con el deporte que, además, podría haber dejado en un segundo plano sus prioritarias responsabilidades como madre.

Como era de esperar, semejante interpretación de la situación no ha sentado nada bien a la hermana de Kim Kardashian, hasta el punto de que Khloé ha regresado a la esfera virtual con la fuerza de un vendaval para recriminar a sus detractores que se hayan atrevido a juzgar su estilo de vida, y sobre todo, el papel que está jugando en las primeras semanas de vida de su primera hija.

"Lo que de verdad me molesta es tener que leer de vez en cuando en Twitter que, ya sabéis, que parece que estoy demasiado obsesionada con mi cuerpo, pero la verdad es que solía entrenarme entre cinco y seis veces a la semana antes de quedarme embarazada y el gimnasio siempre ha sido como mi santuario. Y quiero volver a ese nivel, recuperar el ritmo de antes, por eso aprovecho mis ratos libres después de darle el pecho para hacer ejercicio", ha expresado en Snapchat claramente enojada.

"Solo porque haya tenido un bebé no tengo porque renunciar a aquellas cosas que me hacen feliz. Me encanta hacer ejercicio porque me ayuda a despejar la mente y a pensar con claridad", ha sentenciado en su última sesión de vídeo con sus seguidores de la plataforma.
Independientemente de que la importancia que concede al aspecto físico y a su rutina de entrenamientos sea o no desmedida, lo cierto es que la hija de Kris Jenner ha demostrado en infinidad de ocasiones que nada ni nadie ocupa un papel más relevante en su día a día que la niña de sus ojos, la pequeña que -en sus propias palabras- le había llevado a cumplir uno de los grandes sueños de su vida.

"Me encuentro muy dolorida, pero sé que estoy haciendo progresos. Solo llevo tres días de ejercicio y, si a eso añadimos que estoy todo el día con el bebé en brazos, es normal que no pueda mover los brazos y que me duela la espalda. Ahora que el bebé está dormido, voy a entrenarme un poco más, a ver qué tal se da esta sesión", publicaba este mismo sábado en su página web.

Fuente:msn.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario