El arzobispo de Canterbury escucha música rap para 'calmar los nervios' antes de la boda del príncipe Enrique.

Carlos Hernandez
​​
@CAHG_26
​​
Más allá de su perfil progresista y de los esfuerzos que ha venido dedicando a la tarea de modernizar progresivamente la institución eclesiástica, el reverendo Justin Wellby -arzobispo de Canterbury y principal figura de la Iglesia Anglicana tras la reina Isabel II- ha vuelto a dejar atónita a la opinión pública británica y, sobre todo, a los sectores más tradicionales del país al demostrar ahora que sus aires de cambio parecen manifestarse también en el ámbito de la música.

Y es que el prelado, que además será el encargado de oficiar la boda más importante del año para la familia real -la que unirá en matrimonio al príncipe Enrique y a su prometida Meghan Markle el próximo 19 de mayo- no ha tenido reparo alguno a la hora de desvelar el tipo de canciones que está escuchando estos días para "calmar los nervios" de cara a la ceremonia: temas que para nada van ligados a la música sacra.

"Siempre me pongo nervioso en las semanas previas a una boda porque estamos hablando de un día muy importante para la pareja que se va a casar, sean quienes sean. He de reconocer que he cometido errores de bulto en las dos últimas bodas que he oficiado, y creo que esta [la de Enrique y Meghan] no es precisamente la mejor ocasión para marcarme un hat-trick. Debo permanecer lo más calmado posible", ha relatado Wellby en conversación con una emisora local de la BBC, antes de dar a conocer la estimable ayuda que, en ese sentido, le ha estado prestando uno de los últimos sencillos del afamado rapero británico Stormzy.

"Hay una frase en su canción 'Blinded By Your Grace' Cegado por Tu Gracia', en su traducción al español que no paro de escuchar y que dice: 'Me quedo rezando para poder hacer bien el trabajo'. Creo que es una oración que refleja muy bien el momento en el que me encuentro ahora", ha bromeado en la entrevista al tiempo que alababa la elocuencia y el ingenio del astro del hip hop.

El mediático enlace que se celebrará dentro de una semana y media no será, por otro lado, la primera vez que el actual arzobispo de Canterbury -quien llegó al cargo en febrero de 2013- presida una ceremonia de corte religioso en presencia de los dos enamorados. 

Eso sí, a diferencia del discreto bautizo con el que introdujo a Meghan en la familia anglicana -un evento completamente privado que tuvo lugar a principios de marzo-, en esta ocasión Wellby tendrá que sobreponerse a la presión añadida de contar con un lleno total en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor y, sobre todo, a la de sentirse observado por medio planeta a través de la televisión.

"A diferencia de bodas recientes, en esta ocasión no puedo dejar que se me caiga el anillo y no puedo olvidarme de darles paso a los novios para que lean sus votos en el orden correcto. No sé, debo tener un cuidado especial para que el gran día de esta pareja de enamorados sea inolvidable, ya que están exhibiendo su compromiso de por vida ante Dios y ante todos sus allegados", ha expresado en la misma conversación.

Fuente:msn.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario