Kevin Smith confundió su ataque al corazón con una intoxicación alimentaria

​​
By Carlos Hernandez 
@CAHG_26

El pasado fin de semana el actor y director Kevin Smith sufrió un infarto que bien podría haberle costado la vida si, en el último momento, no hubiera decidido cancelar el show que estaba a punto de ofrecer para acudir en su lugar al hospital tras prever, acertadamente, que el malestar que estaba experimentando no podía deberse a la intoxicación alimentaria a la que lo había atribuido en un primer momento.Tal y como ha recordado ahora en un vídeo publicado en su cuenta de Facebook, los primeros síntomas que experimentó el humorista fueron náuseas y mareos que no dudó en relacionar con el consumo de leche en mal estado, pero según fueron pasando los minutos y comenzó a tener dificultades para respirar se dio cuenta de que se trataba de algo mucho más serio.

"Para ser sincero, en ningún momento tuve verdadero dolor y debido a ello y a que tengo 47 años, no se me ocurrió relacionarlo con un infarto", explica en la grabación.

Una vez trasladado de urgencia al hospital, los médicos le explicaron que tenía la arteria coronaria izquierda completamente bloqueada y había sufrido lo que se denomina un infarto masivo.

"Allí estaba yo, en urgencias, muriéndome, y lo que más me asustó fue que un hombre se me acercara y me dijera que tenía que afeitarme la entrepierna para insertar un catéter y mirarme el corazón", ha explicado acerca de lo poco consciente que era de la gravedad de la situación, sin perder el sentido del humor.

Afortunadamente, el equipo médico fue capaz de eliminar la obstrucción y salvarle la vida, aunque en los próximos meses Kevin deberá tomar religiosamente una combinación de medicamentos y visitar con regularidad a un cardiólogo.

Para concluir su mensaje, en el que también ha querido agradecer todas las muestras de cariño y apoyo que le han enviado compañeros de profesión, algunas de las cuales le han emocionado y sorprendido al provenir de personas completamente inesperadas, el intérprete ha reconocido que cuando se le ocurrió que podía encontrarse en sus últimos instantes, le embargó un sentimiento de calma y lo único que se le pasó por la cabeza fueron sus familiares y amigos.

"Fue extraño, no sabría cómo describirlo. No es que quisiera morir, no me malinterpretéis, pero me di cuenta de que el mío ha sido un bien viaje, un viaje jodi**mente increíble", concluye.

Fuente:msn.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario