Rubén Blades : “Fear The Walking Dead’ me proyecta a nivel mundial de una forma que no lo hace la música”.


​​By Carlos Hernandez
@CAHG_26 

"Qué bueno que todavía estás trabajando. Qué bueno que ambos estamos todavía trabajando. Y en lo mismo". Rubén Blades (Ciudad de Panamá, 1948) saluda así al periodista rememorando un encuentro anterior más de dos años atrás en Canadá. Cercano, amable y siempre con muestras de la pasión por su trabajo, el músico y actor panameño recibió a EL PAÍS en Madrid este verano para hablar sobre la tercera temporada de Fear The Walking Dead, en la que interpreta al inmigrante salvadoreño Daniel Salazar. En su tercera entrega, la serie transcurre en la frontera, ya inexistente tras el apocalipsis zombi, entre México y EE UU. La segunda parte de la tercera temporada se emite los lunes (22.10) en AMC.
Pregunta. Estando en España ahora se ha perdido su querida Comic Con la mayor convención de cómics del mundo...

Respuesta. La única oportunidad que tenía para hacer los shows en Vitoria, Barcelona, Madrid, Tenerife y Las Palmas me cayó justo en el medio de todo aquello. Es el problema que tengo. Con el tiempo. Y no puedo estar en la misa y en la procesión. Mandé un vídeo, pero sí, me perdí ver a la gente. Llevo veintipico años yendo a eso. Tengo a gente que la única vez que los veo es vendiendo cómics.

P. Aquello ha cambiado mucho...

R. Se ha metido Hollywood de lleno con la televisión y el cine y ahora los cómics como que no tienen la misma relevancia que tenían antes. No sé este año cómo fue, el año pasado me sorprendió un poquito porque había un par de nuevos grupos vendiendo cómics. Yo soy de la Golden Age, busco cosas viejas. Esto ahora se ha transformado en otra cosa, es un negocio enorme que involucra televisión, cine, muñecos... El marketing es increíble. Nosotros, cuando nos reuníamos antes allí, no iba mucha gente. Cada año tenemos menos creadores de la Golden Age porque van muriendo y ya tienen una edad avanzada. Todavía queda Stan Lee, gracias a Dios.

P. ¿Qué ha supuesto su vuelta sorpresa a Fear The Walking Dead esta temporada?

R. Me apetecía esta vuelta. Ahora mismo no tengo ni idea de qué va a pasar con Salazar en la cuarta temporada. No la tengo. La tercera también acaba con cliffhanger. Hay un arco que van desarrollando los escritores, y no creo que ellos mismos sepan necesariamente hacia dónde van las cosas. Me encanta trabajar con la gente con la que trabajo. Para mí la cuestión de Fear The Walking Dead es interesante por varias razones. Una es que me saca de la zona de confort que me da la música, donde yo tengo más o menos un control. Segundo, me hace trabajar con otros artistas en otra dirección. Y tercero, me proyecta a nivel mundial de una forma que no lo hace la música. Así que fue un placer regresar.

P. ¿Cómo ha evolucionado su personaje?

R. Sigue sorprendiendo. Ahora mismo, Salazar está atravesando por una etapa de espiritualidad que no tenía en la primera temporada. Entonces había un momento en el que estábamos todos metidos dentro de la barbería esperando ver cómo vamos a salir de allí, Griselda, mi esposa, está rezando, y yo estoy sacando cuentas y contando los recibos que hay que pagar. Salazar no tiene nada que ver con la espiritualidad ahí. Ahora, tú ves el momento en que él decide que va a morir, no sabe dónde está su hija, ha fracasado con Griselda, y se rinde ante un zombi ese enorme. Y le viene un rayo de la nada, que da al zombi y Salazar extiende las manos y comienza a rezar. Eso es interesante, porque yo no sé hacia dónde va eso. Quizá le haga ser más solidario.

P. Eso que cuenta transcurre en un capítulo casi entero en castellano.

R. Eso no se había visto antes en la televisión en Estados Unidos, que yo sepa. Es interesante porque estas cosas lo que hacen es que quiebran el estereotipo. El rating fue bueno. Las críticas de los sectores especializados fueron mejores. Fue un episodio importante, una cuestión histórica.

P. Es una serie con actores y personajes de varias nacionalidades y razas que transcurre en una frontera...

R. Es interesante, pero no planeado, porque hace tres años nadie pensaba que el señor Trump iba a ser elegido presidente. Te hace considerar la realidad de forma objetiva. En este caso, no son considerados ilegales simplemente porque ya no hay frontera, pero en la serie son los estadounidenses los que se están metiendo en México, huyendo. Me parece que hay un nivel irónico ahí, ¿no? No se sabe dónde comienza un país y dónde termina. Se acabó la frontera, y ahora los que la defienden son un grupo que están propiciando sobrevivir a toda costa. Esa es la lucha ahora. Ya no es una lucha por banderas, ya no es una lucha de idiomas, ni de colores. Es una lucha por la supervivencia.

P. ¿Está cambiando Hollywood a mejor con los hispanos?

R. Yo no sé si Hollywood está cambiando, sin embargo creo que la cadena AMC está obligando a considerar el asunto desde otras perspectivas, porque al final, ¿qué es lo que hacen que los cambios se den? Si son rentables o no las consecuencias. Y mientras se vea que tú puedes hacer un programa de televisión en español y se mantienen los niveles de sintonía, se mantienen los anunciantes, entonces se está mostrando que se puede hacer. Gran parte de la resistencia a darle la oportunidad a los latinos en la televisión es que se cree que no son representativos, o que de alguna forma van a perjudicar la posibilidad económica de la serie. Y cuando se dan cuenta de que no es así, entonces otros medios comienza a imitarlos.

P. Ha hecho mucho cine, pero, ¿cómo le resulta trabajar en una serie?

R. En cierta forma me recuerda al teatro más que a las películas, porque estás trabajando con distintos directores, estás trabajando con una continuidad en el término del personaje, estás desarrollando las posibilidades del personaje, así que yo lo encuentro un reto. Y también muy satisfactorio, incluso más que el cine, donde haces un personaje y ya. En este caso es el personaje evolucionando. Me parece excelente.

P. Y el rodaje es en México...

R. La experiencia en México ha sido muy buena, el equipo es excelente, la gente muy buena, todo el mundo muy contento. Uno descubre cosas como que existe el vino mexicano, yo no tenía idea que en México había vino de tal calidad. El vino de Baja California es excelente. Todo el trabajo de México ha sido excelente. Yo, feliz de estar allí y de trabajar con ellos.

P. Y ahora ha vuelto a los conciertos por España...


R. Ocho años hacía que no veníamos. Las críticas que hemos recibido en esta gira creo que son las mejores que hemos recibido. Tiene que ver con la banda, con que tenemos seis años más de material y la experiencia que uno acumula. El 80% de la gente que fue en Madrid era gente de 30 años o menos. Eso para un artista es extraordinario, porque renovar audiencia es sumamente difícil. Y para un escritor es mucho más difícil. Eso ya me lo había dicho Carlos Fuentes y García Márquez. Muy pocas veces la gente relee los libros, pero tener una canción que tu encuentres que una nueva generación la hace suya, eso es sumamente difícil, es muy raro, así que estoy muy agradecido... y sorprendido.

Fuente:msn.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario