Pamela Anderson denuncia el trato irrespetuoso que reciben los trabajadores de su restaurante vegano.

​​
By Carlos Hernandez
@CAHG_26 
​​
​​
Hace escasamente una semana, Pamela Anderson y el chef Christophe Leroy inauguraban 'Le Table du Marchée', un restaurante vegano en Saint-Tropez que tendrá las puertas abiertas hasta finales de verano. Con esta nueva aventura empresarial, la actriz pretendía darle un toque glamuroso y sensual a la cocina elaborada sin ningún producto de origen animal reclutando para ello la ayuda del cocinero francés, pero ahora se ha visto obligada a romper dicha colaboración después de que varios de sus trabajadores le pusieran al corriente del trato irrespetuoso que habrían recibido.

"Tengo noticias decepcionantes. Por circunstancias que escapan a mi control, ya no seré la socia de Christophe Leroy. Mi intención era mostrar mi amor por los animales y ofrecer una atractiva experiencia vegana en Saint-Tropez, mi pueblo favorito, pero no se han cumplido mis expectativas ni lo que habíamos acordado. No puedo consentir que se trate mal a la plantilla o que se les demuestre una completa falta de respeto. Estoy absolutamente decepcionada por haber perdido esta oportunidad, pero seguiré intentando encontrar formas creativas de ayudar a los animales y a la gente vulnerable de todo el mundo. Lo siento, Pamela", reza el texto que la explosiva rubia ha publicado este miércoles en su perfil de Instagram.

Además de para luchar por los derechos de los animales, la intérprete también iba a tratar de utilizar la apertura de su restaurante para ayudar a su amigo Julian Assange, quien se encuentra recluido en la Embajada de Ecuador en Londres desde que solicitara asilo diplomático en 2012. La protagonista de 'Los vigilantes de la playa' se había propuesto conseguir que el Presidente de la República Francesa, Emmanuel Macron, y su mujer acudieran a degustar su menú y discutir la actual situación del fundador de WikiLeaks.
"Me dirijo a Emmanuel Macron y a su mujer Brigitte Trogneux. Como residente en Francia, mi hogar adoptivo, me encantaría poder hablar con vosotros sobre la situación de Julian. Abriré un nuevo restaurante vegano en Francia y extiendo una invitación al nuevo Presidente y a la Primera Dama. Acompañadme en el día que abramos las puertas y podremos sentarnos, comer deliciosos platos y discutir sobre qué podemos hacer por Julian. Francia mostraría toda su fuerza, y vosotros también, si le ofrecierais asilo", escribía hace unos días en la página web de su fundación al mismo tiempo que anunciaba la inauguración del establecimiento.

A partir de ahora, Pamela tendrá que pensar en otras alternativas para apoyar a quien en reiteradas ocasiones ha definido como su "héroe", así como para seguir contribuyendo a la causa animalista, un trabajo altruista que le valió ser nombrada en 2009 directora honoraria de PETA, la mayor organización en favor del trato ético de los animales del mundo.

Fuente:msn

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario